Circuitos de conducto radiante.- Funcionamiento y ventajas

Circuitos de conducto radiante.- Funcionamiento y ventajas

Calentar una nave industrial, de forma segura, consciente y eficiente, es posible gracias a los sistemas radiantes. La solución para crear el confort adecuado en la empresa sin disparar los costes energéticos.

Circuitos de conducto radiante para la calefacción de naves

Hoy en día somos conscientes de la importancia de crear un ambiente de trabajo confortable durante el año.

Las empresas necesitan soluciones de calefacción y refrigeración de última generación, sostenibles en términos económicos y ecológicos.

Trabajar en un ambiente frío, insalubre y con un microclima inadecuado puede poner a prueba la salud física y afectar la productividad.

La importancia de elegir el sistema adecuado

Elegir el sistema de calefacción más adecuado para su nave no es ciertamente una elección sencilla. En el mercado se ofrecen varias soluciones similares que utilizan diferentes fuentes de energía.

Los sistemas radiantes se han convertido cada vez más en una alternativa ventajosa en términos de confort, eficiencia y ahorro energético frente a los sistemas por convección de aire.

Mediante los sistemas de calefacción radiante  industrial, se consiguen calentar grandes áreas de trabajo en poco tiempo, asegurando un ambiente de trabajo saludable y reduciendo el desperdicio de energía.

Hay que tener en cuenta para elegir un buen sistema, factores como el rendimiento del sistema, la rapidez en alcanzar las condiciones de confort, la posibilidad de zonificar, la seguridad en el funcionamiento y el coste el mantenimiento.

Circuitos de conducto radiante: ¿cómo funciona la calefacción por techo radiante?

Los sistemas de calefacción industrial, compuestos por conductos o tubos radiantes, aprovechan el principio natural de la radiación, un fenómeno basado en la emisión de calor al ambiente a través de ondas electromagnéticas, llamadas infrarrojas. Estas ondas, calientan los cuerpos cercanos sin provocar ninguna dispersión térmica.

La radiación infrarroja no es absorbida por el aire, sino por los cuerpos sólidos que la transforman inmediatamente en energía térmica. En cambio, los sistemas de calefacción tradicionales basan su principio de funcionamiento en el calentamiento directo del aire, para lo que necesitan, más tiempo y energía, además de aumentar las dispersión.

Los sistemas radiantes, por tanto, calientan directamente las superficies y las personas, no producen aire caliente. El mismo principio natural del Sol que transmite su energía a la Tierra sin calentar el aire.

¿Cómo funcionan los circuitos de conducto radiante?

Los circuitos de conducto radiante están formados por dos partes, la unidad de combustión y los conductos radiantes.

La unidad de combustión se instala normalmente en el exterior del edificio. En la parte superior de la fachada o en la cubierta. En la unidad de combustión tiene lugar una combustión de alto rendimiento. el calor de esa combustión se recupera para calentar el circuito de conductos radiantes, haciendo circular el aire y los gases de la combustión por su interior.

Los conductos que forman el circuito, se calientan y emiten radiación infrarroja que calienta uniformemente las superficies del local y a las personas.

Los módulos de conducto radiante, que conforman la superficie emisora,  se instalan en el techo para no ocupar espacio útil de producción y garantizar una mayor libertad de movimiento. Están distribuidos de forma que se obtenga un flujo de calor homogéneo.

De esta forma consiguen incidir directamente y sin dispersión en el suelo, la maquinaria y las personas, provocando una sensación inmediata de confort y calidez.

Una pregunta que surge espontáneamente es "¿las ondas infrarrojas son malas para la salud?"

Para responder a esta pregunta, pensemos en un soleado día de invierno, caminando tranquilamente en medio de la naturaleza. En nuestro caminar, transitamos por zonas más frescas, a la sombra, y zonas a pleno sol que nos hacen sentir un mayor confort.

El sol calienta nuestra piel tu piel mejorando nuestro estado de ánimo. Esta sensación de calor es posible gracias a la radiación infrarroja proveniente del Sol.

El Sol es la fuente de radiación infrarroja natural por excelencia. Y es precisamente gracias al Sol por el que nace el principio de radiación.
La radiación que emana del Sol se considera de «onda larga» o la más alejada de la luz visible. Gracias al bajo porcentaje de penetración en los tejidos orgánicos, la sensación que sentimos al contacto con ellos es de calidez.

Conocido este concepto, podemos afirmar que las ondas infrarrojas utilizadas para calentar las naves industriales no son perjudiciales para la salud de los trabajadores por el mismo motivo.

En las naves industriales se utilizan sistemas radiantes de onda larga, que transmiten una sensación de calor a la piel sin penetrar profundamente.

Ventajas de los conductos radiantes

Los conductos radiantes representan una de las tecnologías de calefacción por infrarrojos más utilizadas en la industria. Estas son algunas de sus ventajas:

Calefacción precisa y eficiente. El calor emitido por los circuitos de conducto radiante se reparte de forma homogénea por el ambiente sin crear diferencias de temperatura entre una zona y otra.  También es posible calentar zona a zona mediante un diseño específico del sistema.


Ahorro de energía a largo plazo. En naves industriales con sistemas de calefacción tradicionales alcanzar la temperatura deseada requiere tiempo y energía, aumentando el consumo energético que debe soportar la empresa.

Con el correcto dimensionamiento del sistema y gracias a la baja potencia eléctrica utilizada por los equipos de calefacción radiante, bastan unos minutos para conseguir el confort térmico adecuado.

Optimizan los costes. Debido a su rendimiento, significativamente mayor, con ahorros de hasta el 70%, y al mantenimiento sencillo.

Regulación y control. Son equipos totalmente modulantes, y gracias a la regulación en tiempo real de la temperatura del interior de las zonas de trabajo, el control de las horas de encendido y apagado del sistema, optimizadas en función de la temperatura exterior, aumentamos los beneficios económicos del sistema.

¿Qué ofrece TAGSA?

Nos destacamos por ofrecer instalaciones de confort eficientes para locales indsutriales.

Llevamos más de 35 años ayudando a nuestros clientes de cualquier sector a resolver sus problemas de confort industrial. Atendiendo las necesidades de empresas del sector papelero, automoción, metalurgia, mecanizado de precisión, madera y mueble, industria del plástico o agroalimentario.

Cada proyecto es exclusivo.

Nos implicamos con cada nuevo trabajo personalizando nuestros proyectos al máximo, colaborando con nuestros clientes para conseguir cumplir con sus requerimientos particulares.

Estamos a su servicio, descubra todo lo que podemos ofrecerle.

Más información:

Rellene el formulario, llámenos al
947 29 87 85 ó envíenos un email a info@tagsa.es
Scroll al inicio